Logo Futurea

enric_cogollos

Seguimos aprendiendo de trayectorias profesionales para  inspirarnos en nuestro camino. Lo que más me gusta de la entrevista a Enric es su perseverancia, y su paciencia y esfuerzo hasta llegar a ser Director de RRHH, habiendo empezado como operario de servicios. Una muestra más de que si estamos en continuo aprendizaje, y tenemos una buena actitud hacia la mejora y el desarrollo los frutos llegan mas tarde o temprano.

Y otra cosa importante, cuando empieza por si mismo a trabajar “no tenía ni idea”, pero la ilusión y las ganas le hicieron crearse a sí mismo como lo que hoy es: un profesional que hace lo que le gusta.

¡Os dejo con la entrevista!

1. Cuando eras un niño/a, ¿qué querías ser “de mayor”?

¿qué te decían tus padres?

El primer recuerdo que tengo sobre lo que me gustaba ser de mayor es que quería ser feriante, concretamente de una noria, e ir de pueblo en pueblo durante las fiestas. Más tarde quería ser representante comercial (o “viajante” que es lo que ponía en el expediente del colegio en el apartado “profesión del padre o tutor”).

Mis padres nunca me hicieron ninguna indicación acerca de lo que debía ser de mayor pero siempre insistieron en que estudiase. Al final, sin ser demasiado consciente, fui el primero de mi familia en generaciones en tener estudios universitarios. Como dice la canción de Raimon “jo vinc d’un silenci antic i molt llarg”.

2. ¿Qué aficiones tenías?

Una de las primeras aficiones que tuve fue la de coleccionar sellos, al ver una colección que tenía una hermana de mi padre y que me encantó.

Después he tenido otras aficiones como jugar a baloncesto, teatro, cantar en una coral, dimoni en una “colla de correfocs”, muixeranguer en la “Nova Muixeranga d’Algemesi”, dolçainer. Cómo ves, excepto coleccionar sellos, todas las aficiones tienen en común la pertenencia a un grupo y la implicación en él para que este pueda conseguir sus objetivos. Aunque lo que siempre me ha gustado de estas actividades es el contacto con la gente y estar siempre de pueblo en pueblo, un poco cómo el feriante que quería ser de niño.

3. Durante tus estudios, ¿te apoyaste en algún momento en algún servicio de orientación profesional?

¿te sirvió?
Sí, al finalizar el instituto estaba algo confuso, no tenía muy claro que carrera escoger y acudí a un gabinete profesional para buscar orientación.

La verdad es que empecé la carrera de económicas y dos años más tarde había dejado la universidad. Tras un periodo de reflexión retomé los estudios, cambiando además de carrera, y tuve muy claro cual quería que fuese mi futuro profesional.
4. ¿Cuál es tu profesión actual?
Soy formador y coach ejecutivo en Aïna Management.

¿Te gusta? Si es un sí, ¿qué es lo que más te gusta?
Me gusta muchísimo y lo que más es que no dejas nunca de aprender y de conocer profesionales y empresas muy interesantes.

5. Brevemente, ¿cuál ha sido tu trayectoria?
Cuando estaba finalizando la carrera de Relaciones Laborales empecé a trabajar en una empresa de seguridad privada como personal de servicios. Pronto compaginé esta tarea con la confección de nóminas y contratos hasta que asumí la dirección del departamento de recursos humanos. Visto con perspectiva, tenía apenas 24 años y ahora tengo 41, no tenía ni idea pero si todas las ganas e ilusión del mundo.

Unos años más tarde ocupé el puesto de director de recursos humanos en una empresa familiar propietaria de una cadena de tiendas de juguetes. A finales de 2006 la empresa fue comprada por una multinacional francesa y continué en el mismo puesto hasta septiembre de 2013.

Ahora trabajo por mi cuenta cómo formador y coach bajo la marca Aïna Management.

6. Tienes 10 puntos a repartir entre lo que consideras que ha sido más determinante en el desarrollo de tu carrera profesional:
Título académico: 1

Relación social (networking): 1

Aprendizaje informal: 1

Automotivación: 2

Sentido y valores personal: 2

Confianza en mí mismo: 2

Mentorización/orientación: 1

Situación económico/familiar: 0

7. ¿Hubo algún factor adicional que haya sido clave en el proceso?
En mi trayectoria hubo un cambio fundamental, fruto del azar, que fue pasar a trabajar en una organización multinacional. Fue una etapa de enormes cambios, muy rápidos y exigentes pero también retadores y estimulantes. Pasado un tiempo tenía una especie de run – run interior (“desfici” profesional me dijo un amigo) que pedía un cambio, una necesidad de desarrollar libremente todo lo aprendido durante tanto tiempo.

Finalmente, cambios importantes en la compañía en la que trabajaba me acabaron de convencer que tenía que dar el salto, materializar aquello que llevaba un tiempo latente.

8. ¿Qué habilidades o competencias consideras que han sido clave para lograrlo?

En una primera etapa fue muy importante la determinación y la constancia. Durante la carrera muchos compañeros querían opositar a policía local, a ayuntamientos,.. otros pensaban en trabajar en alguna asesoría y yo tenía muy claro que quería ser director de recursos humanos.

Una vez conseguido ese objetivo ha influido mucho en mi la admiración hacia otros profesionales y la curiosidad por aprender.

9. ¿Qué sentimientos y creencias te han impulsado hasta llegar a tu situación actual?
Ha sido clave la autoconfianza y el convencimiento de saber que el futuro depende en gran parte de ti mismo. Autoconfianza y convencimiento que no siempre han estado en los niveles más altos, que hay que alimentar, que han sido parte de un proceso de evolución, descubrimiento y, por qué no, transformación.

10. ¿Cuáles son los contextos, los pensamientos, las creencias o las emociones que más te frenaban en tu trayectoria?
Supongo que el miedo y cierto conformismo han ejercido en ocasiones de freno en mi trayectoria profesional. Durante los años de bonanza pensaba que las cosas iban a ser siempre así, y quiero pensar que no era el único, y la tendencia era a permanecer. Después, con la crisis, piensas que si pierdes el trabajo solo queda el abismo y tiendes a permanecer. Hasta que llega un momento que te das cuenta que el conformismo y el miedo te impiden crecer y evolucionar.

11. Si viajaras al pasado, ¿qué consejo le darías a tu “yo pasado” para facilitarle el logro de sus futuros propósitos?
Le diría que fuese más atrevido, que lo que era una realidad inamovible en la década de los 90 ahora ya no lo es. Que se preparase para vivir un futuro lleno de cambios y retos emocionantes.

12. Desde el presente, ¿qué consejo le darías a los jóvenes?
Pienso que a los jóvenes no hay que darles demasiados consejos, a menos que lo pidan. Solo hay que buscar un poco para encontrar un montón de gente joven con un talento increíble, que están utilizando y desarrollando las nuevas tecnologías y con un compromiso social como nunca lo ha habido antes. Puede que sea demasiado optimista pero hace unos años me prometí no criticar a los más jóvenes que yo, un poco harto de oír aquello de “esta juventud…” En todo caso les diría que no tengan miedo a equivocarse, que decisiones que parecen transcendentales a los 20 luego tiene una importancia relativa.

13. Define con solo una palabra como ha sido tu camino hasta llegar a tu situación actual: DESCUBRIMIENTO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú
error: Content is protected !!