Logo Futurea

Por Estela Brugada

Una de las cosas que más me llama la atención es que nos pasamos la vida comparando cosas, productos, libros, móviles, etc, y luego somos incapaces de aplicarnos ese mismo proceso a nosotros mismos para ser profesionales diferentes. Ya hablaba de esto la PNL (Programación Neurolingüística), cuando decía que las personas tenemos procesos mentales tan automatizados, que no nos damos cuenta de que los hacemos, ni de qué procesos seguimos para ello.

Por eso, si ahora mismo estás buscando empleo y necesitas saber qué hacer para diferenciarte, este es tu post.

Primer consejo: Diferenciación = Comparación

Un diferenciación siempre es una comparación entre algo, ya sea entre un producto, una sensación o candidatos. Para hacer una comparación necesitas tener en cuenta varias cosas:

• Qué quieres conseguir, qué objetivo persigues
• Presupuesto del que dispones
• Tiempo que puedes invertir en conseguir ese objetivo

Todas las comparaciones no siguen los mismos criterios, por ejemplo, no será lo mismo querer comprarte un ordenador cuando tu presupuesto es de 500 euros, que cuando tu presupuesto es de 1,500. Obviamente en la segunda opción vas a tener más productos con los que comparar y seguramente invertirás algo más de tiempo en tomar la decisión por la cantidad de dinero que supone.

Piensa en cuando tienes que elegir cualquier cosa, todas las variables que tienes en cuenta, eso mismo le pasa a una empresa cuando tiene que contratar a un candidato, y ¿qué es lo que finalmente te hace decidirte por un producto o por otro? El hecho de conocer bien el producto. Y es que al fin y al cabo, cuando entramos en un proceso de selección somos productos y, de la misma manera que cada producto tiene una campaña de publicidad detrás, tú debes tener la tuya propia.

Así que no te olvides nunca de que una diferenciación es un proceso de comparación en el que sales ganando en algún aspecto, y que para ello debes ser muy consciente de lo que tienes, saber potenciar los puntos fuertes, minimizar los débiles, y venderte bien teniendo en cuenta a quién te diriges

Segundo consejo: Conócete a ti mism@

Para poder comparar un producto con otro, lo primero que haces es buscar información del mismo ¿no?

Pues eso es lo que tienes que hacer contigo, analiza tus características formativas, experiencias laborales, reflexiona acerca de qué has aprendido en cada una de ellas, por qué te han hecho mejor profesional, qué has aprendido de tus errores…

Para hacer esta parte, puedes diseñar como un pequeño cuestionario, piensa en todo lo que te gustaría preguntarle profesionalmente a alguien que admires, y después contesta todas esas preguntas tú mism@.

Por ejemplo:

• ¿Qué te llevó a estudiar…?
• ¿Piensas que es tu verdadera vocación?
• ¿Qué profesiones te llamaban más la atención de pequeñ@?
• ¿Dónde te imaginas dentro de 5 años?
• Cuando estudiabas, ¿Cuál sería el mayor error que cometiste?
• ¿Cómo elegiste tus prácticas?
• Recuerda tu primer empleo ¿Qué dirías que te ha aportado?

Esta reflexión personal no sólo te ayudará al autoconocimiento, sino también a hacerte consciente de tus puntos fuertes y débiles, así como a tener preparadas varias preguntas típicas de entrevistas.

Tercer consejo: Conoce a tu cliente

consejos-para-ser-un-profesional-diferente

En el caso de que te encuentres buscando empleo, tu cliente será la empresa a la que te dirijas o en la que estés haciendo un proceso de selección.

Es muy importante que hagas una revisión de la empresa, por ejemplo, hay cuestiones que necesitas saber, como:

• Es una empresa ¿grande o pequeña?
• ¿Tiene mercado sólo en España o también a nivel internacional?
• ¿Cuántos empleados son más o menos?

Estas cuestiones te permitirán poner en práctica unos argumentos de “venta” u otros.

Por ejemplo, imagina que te diriges a una gran multinacional con más de 500 trabajadores en toda España, puedes hablar de compromiso con la organización, que te atrae de la empresa el poder hacer carrera dentro de la misma, las posibilidades de moverte internacionalmente, la importancia de los idiomas, etc.

Ahora imagina que te diriges a una empresa familiar en la que hay 10 trabajadores. Aquí puedes hablar de la importancia que tiene para ti trabajar cerca de casa, las relaciones humanas, el trabajo en equipo, los valores tradicionales, el compromiso y la identificación que haces con la empresa.

Como ves, tu argumentación cambiaría según tu cliente, y lo que creas que va buscando. Si siempre usas los mismos argumentos de venta, sea el cliente que sea, pocas veces lograrás diferenciarte.

Cuatro consejo: La campaña de marketing

No olvidemos que las personas nos hemos vuelto muy visuales, de manera que debes trabajar mucho en tus herramientas para diferenciarte también y llamar la atención de tu “cliente” y procura que tu currículum no sea el típico en blanco y negro, que resulte atractivo y fácil de leer.

Que tu carta de presentación no sea un ejemplo más sacado de Internet. Elabora con tus palabras lo que quieras decir, dale tu sello personal a todo lo que escribas y hagas.

Y, por supuesto, cuida tu marca personal en Internet a través de las redes sociales profesionales como Linkedin, y que tu ámbito personal no dañe tu imagen profesional. Ten mucho cuidado con Facebook, Twitter e Instagram.

Quinto consejo: Cierra la venta

Pase lo que pase durante el proceso de selección, procura que el entrevistador no se olvide de ti o de tu currículum.

Si todavía estás es una fase de toma de contacto con la empresa, una manera que tienes de diferenciarte es aportando tu toque personal a los documentos que envíes para presentarte, por ejemplo un currículum original, fácil de leer, visual, y con una carta de presentación en la que además de presentarte como alguien interesante, puedas transmitir realmente tus motivaciones, o interés por la empresa. Te aseguro que eso se nota cuando se lee.

Si te encuentras ya en las fases de entrevista para un proceso, puedes hacerlo con propuestas arriesgadas, como:

• Pruébeme, lo peor que puede pasar es que no le guste
• Le aseguro que si me contrata, no se arrepentirá
• Estoy seguro que no ha conocido a ningún otro/a candidat@ como yo, con mi entrega, etc…
• ¿Qué es lo peor que podría pasar? Siempre puede mandarme a casa…

Porque ya sabes, quien no arriesga, no gana…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú
error: Content is protected !!