Logo Futurea

En la primera mitad del siglo pasado, George Orwell se aventuró a escribir sobre cómo sería el futuro en su distópica novela 1984. Ya entrados en la segunda mitad de siglo, en 1968, el cineasta Stanley Kubrik dirigió la película de ciencia-ficción 2001, una odisea en el espacio. El ser humano siempre ha sentido una enorme inquietud por adivinar o prever cómo vivirán las próximas generaciones. Con ese futuro ya presente en pleno siglo XXI esta preocupación se ha llevado al ámbito del mundo laboral, del empleo. El trabajo, que dignifica al ser humano y ha sido fuente de estabilidad en la vida de las personas, es hoy en día uno de los temas que más se debate en foros empresariales, educativos y cívicos de todo tipo. (Libro El ocaso del empleo, de Jordi Serrano y Santiago García; charla TEDxValencia: El empleo del futuro o el futuro del empleo , de Nacho Cambralla) Ahora, la consultora PwC acaba de publicar su informe “Trabajar en 2033”, con interesantes datos y conclusiones, partiendo de la proyección que dice que hasta dentro de dos decadas no se alcanzará el nivel de desempleo previo a la crisis.

La forma en la que trabajamos está cambiando La globalización y movilidad del talento será universal. Debido a las tecnologías, podremos buscar candidatos o buscar empleo en cualquier lugar del mundo Flexibilización del trabajo, en la forma y en el tiempo. Las organizaciones serán más diversas, con más generaciones y culturas conviviendo dentro de ellas. Habrá más contratación a tiempo parcial, más teletrabajo, mayor rotación y más pluriempleo. La importancia de desarrollar una marca personal será clave, ya que tendemos a ser más emprendedores, a mejorar nuestra empleabilidad y a trabajar en distintos proyectos con diferentes empleadores.

Sectores clave y alta cualificación Atendiendo a las proyecciones, la demanda de ocupados se centrará en los profesionales con una cualificación media y alta, colectivos que llegarán al pleno empleo. Los menos cualificados, más dificultades para encontrar empleo, pues la demanda de estos trabajadores se reducirá en un 13,5%. Los de media aumentarán un 56,3% y los de alta cualificación un 29,3%. Al igual que resto del mundo, en España, los sectores que aglutinan mayor demanda de trabajadores será el turismo y ocio, las TIC y el medio ambiente. Los estudios más demandados en todo el mundo serán carreras tecnológicas, de comunicación e Internet, relacionadas con medicina y salud, ingenieria civil y medioambiental. También el sector financiero, la asesoría a empresas y la traducción en interpretación.

Motivaciones intrínsecas El trabajo mixto (en oficina y a distancia) en horario flexible será predominante. Las preferencias laborales del futuro no vendrán marcadas por el dinero sino por las oportunidades de construirse una carrera profesional y por la formación. También se le brindará mucha importancia al ambiente laboral y a la conciliación de la vida familiar y personal.   El informe es realmente muy completo (aquí lo tienes íntegro) y en su resumen nos da una serie de recomendaciones para las Administraciones Públicas, para las empresas y para los estudiantes y población activa. Nos centramos en esta últimas pues son sobre las que trabajamos en el equipo Futurea:

  • Preocuparse por su empleabilidad para encontrar o mejorar su puesto de trabajo.
    • Cultivar la empleabilidad en cada etapa de la vida profesional.
    • Tener el hábito de dedicar tiempo a pensar en la carrera profesional a medio plazo
  • Crear una marca personal para diferenciarse.
    • Identificar lo que nos hace diferentes y lo que hacemos bien.
    • Definir nuestros objetivos y la estrategia para comunicar nuestra marca personal.
  • Generar “networking” a través de la presencia activa en redes sociales y foros.
    • Asistir a eventos y participar en redes sociales.
    • Actuar para que los contactos se conviertan en relaciones duraderas de interés mútuo

Desde Futurea compartimos todas estar recomendaciones ya que van en la misma dirección que nuestra línea de trabajo desde las tres dimensiones que abordamos:

  1. Dimensión personal: trabajando en lo que eres, lo que conoces y lo que no conoces de ti mismo. Analizando e identificando tus motivaciones.
  2. Dimensión formativa: ahondando en los conocimientos que necesitas aprender y las habilidades que necesitas adquirir o entrenar.
  3. Dimensión profesional: identificando competencias clave y comparándolas con las competencias demandadas en el mercado, en los sectores y en los empleos deseados.

Pero no hace falta esperar al año 2033, porque hoy mismo el mercado laboral ya ha cambiado y si quieres ampliar, explorar tu visión, opciones y oportunidades de cara a conseguir alcanzar una carrera profesional exitosa deberás comenzar actuar desde ya mismo. Con Inteligencia Ejecutiva. Y si quieres, desde Futurea te ayudamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú
error: Content is protected !!