Logo Futurea

Por María Peña

Cuando comenzamos nuestra etapa profesional, el primer empleo siempre es uno de los mayores retos a los que nos enfrentamos. Nos falta experiencia, y nos falta conocimiento sobre cómo funciona todo, además si añadimos el condicionante de no tener nada claro en cuanto a qué dedicarnos puede llevar tiempo esto. Unos optamos por esperar a que llegue “ese empleo” otros empezamos por algo “de lo que sea” y luego ya veremos.

En esta entrada me gustaría realizaros una serie de recomendaciones que me parece son importantes cuando estamos buscando el primer empleo, especialmente cuando se trata de nuestro primer empleo. Espero que os sean útiles:

1. Defínete a ti mismo, personal y profesionalmente

Es muy complicado avanzar en un camino profesional si no sabes hacia donde te diriges. Partir sin saber hacia dónde se va es como un velero en el mar sin marinero y guiado por el viento… ¿dónde acabará el velero? ¿En qué estado terminará el barco? Nadie lo sabe.

Realizar una definición de tu camino profesional personalizado, ha de englobar dos aspectos:

  • Definirte a ti mismo: tus fortalezas, aspectos a mejorar, aquello qué te gustaría hacer, lo qué se te da mejor hacer, etc.
  • Definir tus conocimientos del mercado de trabajo: ¿Cuáles son las tendencias de mercado? ¿Cuáles son las principales salidas profesionales de tu especialidad? ¿De qué manera se está actualizado (por ejemplo, con el uso de las nuevas tecnologías) la profesión que te gustaría ejercer algún día. Todas estas preguntas han de ser respondidas con información objetiva y contrastada.

2. Amplia tus perspectivas

 

A veces nosotros mismos somos los primeros que no nos permitimos avanzar. Muchas veces, nos autojustificamos, nos autoengañamos y nos ponemos las más grandes excusas que nadie, menos nosotros, se creería.

Es importante conocernos a nosotros mismos y saber porqué nos podemos estar autolimitando. ¿Es por miedo? Muchas veces, por el mismo hecho de no experimentar o no haber salido nunca o casi nunca de “nuestros límites” no tenemos práctica y “no le hemos cogido el gusto”.

Esta situación puede ser similar a cuando se comienza a realizar deporte. Al principio, nuestros músculos no están entrenados en el ejercicio, nos duele todo y sólo queremos volver a casa y dejar de respirar aceleradamente. Pero, si continuamos practicando día tras día, al final los músculos se hacen fuertes, aprendemos a respirar y disfrutamos del ejercicio.

3. Buscar trabajo es un trabajo en sí mismo

 

Una vez decides que quieres buscar trabajo o creártelo tu mismo, esto se convierte automáticamente en tu nuevo trabajo. Entonces, es importante tomárselo como tal. Por ejemplo, planificar diariamente qué hacer, programarse actividades relacionadas con la búsqueda de empleo, participar en foros y utilizar una agenda con los procesos de selección de personal en los que estás inscrito.

Los hábitos conforman día a día como afrontamos esta búsqueda. Analiza los tuyos, y piensa cuales son más productivos y cuales menos para tu búsqueda en el día a día.

4. Actualiza tu presentación al mundo laboral

 

Es importante que tengas actualizada tu presentación profesional. Principalmente, el Currículum, la carta de presentación y el perfil en redes sociales, especialmente Linkedin.

He de destacar, en el caso de los C.V. que actualmente se tiende a valorar que sea visual. Para ello, puedes utilizar elementos como iconos o utilizar colores con moderación. Otra opción, la cual es muy creativa, es preparar un Videocurrículum.

Las cartas de presentación que realices, han de estar siempre personalizadas a cada sitio en el que estés interesado trabajar.

5. Networking, red de contactos

 

Me gustaría destacar el famoso estudio de la punta del iceberg y las búsquedas de empleo. El cual, indica que el 75% de las ofertas de empleo no se publican en los portales de empleo. Se cubren por promoción interna y por las redes de contacto de los trabajadores.

Conociendo este dato, se hace más importante el hecho de mantener y ampliar nuestra red de contactos profesional. ¿Cuantas empresas te conocen? ¿Cuantos profesionales te conocen? Por ejemplo, hacer conocer a tu entorno más cercano tu situación como desempleado, cuáles son tus intereses laborales y tus expectativas.

También es importante la red de contactos por el hecho de unir sinergias entre diferentes disciplinas o habilidades de las personas. No olvides que el trabajo en equipo es mayor a la suma de los resultados individuales.

Cabe destacar que contamos con la red social profesional Linkedin. Además de tenerla actualizada, nos puede ayudar a ampliar y mejorar nuestra red de contactos. Por ejemplo, haciendo uso de los grupos de interés que existen e interactuar en ellos.

6. Haz con los demás, lo que te gustaría que ellos hiciesen por ti

 

En nuestro mismo entorno también hay personas con sus propias necesidades y deseos laborales. Es posible que nosotros mismos conozcamos una manera de ayudarles a conseguir aquello que están persiguiendo. Por ejemplo, facilitándoles conocimientos de formación o empleo que sea congruente con su perfil.

Siguiendo este principio, es posible, que algún día seas tú el que reciba conocimientos profesionales que sean de tu interés.

7. Uso de páginas de empleo y autocandidaturas

 

Existen multitud de portales especializadas en la búsqueda de empleo en los que puedes consultar ofertas. Si tienes posibilidad de moverte a nivel nacional o internacional, deberás estar pendiente de unas u otras. Suele ser efectivo el uso de las autocandidaturas a aquellas empresas de tu sector que más te interesan. Puede ser útil porque el personal responsable del departamento de RR.HH puede guardar tu C.V. y hacer uso de él ante futuras necesidades empresariales.

8. Formación continua

 

Al mismo tiempo que estás buscando tu lugar en el mercado laboral, puedes ampliar tus posibilidades continuando tu formación. Ya sea a través de cursos complementarios, especializaciones, mejora de idiomas, etc. Hay millones de posibilidades para mejorar tu formación. Además, hoy en día, existen los cursos gratuitos MOOC en Internet, los cuales permiten formándote a tu ritmo y desde tu casa.

9. Cultiva tu paciencia

 

Hay un proverbio persa que dice “la paciencia es un árbol de raíces amarga y de frutos muy dulces”. El trabajo de buscar trabajo puede ser muy frustrante y muy largo, y muchas veces podemos llegar a desesperarnos. Es importante cultivar nuestra paciencia y tener en cuenta que las cosas llevan su propio proceso de maduración.

Es clave “ponerle corazón” a aquello que estamos haciendo. En sí mismo nos da retroalimentación, el disfrutar con el día a día y las pequeñas acciones que vamos realizando. Tendrás el éxito asegurado si defines tu meta como disfrutar del camino, no esperarse a disfrutar una vez se llega a la meta. Además, de todo se aprende, incluso en las épocas más tristes o frustrantes, por las que podamos atravesar, podemos sacar puntos positivos y anclajes de mejora.

10. Observa, analiza y actúa

 

Es clave observar aquello que estamos haciendo y estudiar los resultados que estamos obteniendo con nuestras acciones. Hacer un balance periódico de la situación puede aportarnos información acerca de las acciones que estamos realizando y que están obteniendo mejores resultados. También nos ayuda para plantearnos cómo incrementar estos resultados y de qué manera mejorar aquellas estrategias que no nos han llevado hacia ningún sitio.

11. ¡En Futurea podemos ayudarte!

Dinos que te parece, y ya sabes que estamos para lo que necesites: info@futurea.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú
error: Content is protected !!