Logo Futurea

Por Juan Lajarín

En días pasados colaboramos con dos organizaciones que trabajan en el ámbito de la orientación profesional, como es Fundación Novaterra, y en el ámbito de la educación de niños e intervención familiar, como es el caso de Save the Children.

Como parte de nuestra labor como empresa social, y como partners de organizaciones educativas y del ámbito del empleo y la intervención social, tuvimos una intensa jornada de trabajo al lado de las responsables y coordinadoras de intervención.

El concepto

Nuestro objetivo, dentro del marco de nuestro programa de difusión y sensibilización, La Generación E, era acercarles y enseñarles un concepto que para nosotros es clave en la educación y orientación profesional, y al final en cualquier tipo de trabajo con personas, nos referimos a inteligencia ejecutiva.

Represantes de Save the Children, Novaterra y Futurea

No sólo se trata de trabajar directamente con los niños, cuando Save the Children les apoya en su educación y desarrollo personal, sino que para hacer una intervención más sistémica, es importante que los adultos, sus padres, conozcan estos conceptos.

“Durante muchos años, los padres serán el cerebro ejecutivo de sus hijos, la voluntad desde fuera, por eso es importante que conozcan cómo funciona nuestra inteligencia, para luego desarrollar las mejores habilidades con los suyos”.

¿Podemos aplicar la inteligencia ejecutiva para mejorar los procesos de intervención social?

Desde nuestra experiencia conocemos que sí, ya que un buen control ejecutivo en los niños es un muy buen indicador del éxito, tal como demostró el experimento de Dunedin, en Nueva Zelanda, y otros muchos.

Y no sólo eso, cuando somos adultos, las funciones ejecutivas se pueden desarrollar con hábitos nuevos y enfocados al desarrollo de las mismas, por lo que el concepto también lo podemos utilizar en padres y figuras de mayor edad.

Al final todas las personas tenemos objetivos personales y profesionales, y siempre aspiramos a que la teoría de nuestras vidas se parezca a la práctica de nuestras vidas.

Desde un enfoque innovador, durante más de 10 horas, las representantes de Fundación Novaterra y Save the Children, estuvimos viendo aspectos muy diferentes e importantes a tener en cuenta cuando estamos trabajando con personas:
-La intervención desde un enfoque de la inteligencia de los usuarios.
-Cómo afecta la inteligencia y el uso que hacemos a nuestro día a día.
-Cómo afecta a nuestros objetivos la forma en que usamos nuestra inteligencia.
-La inteligencia ejecutiva como concepto.
-Las funciones ejecutivas, cómo identificarlas y compararlas para saber si el nivel es bueno o no.
-La inteligencia ejecutiva en cada uno de nosotros.

Con el conceptDurante la jornada de trabajoo aprendido, de lo que tratamos después fue de aplicar cada función ejecutiva a situaciones reales, para poder saber identificar déficits, y poder trabajarlos de cara a la intervención.

Algo curioso fue que siendo profesionales de diferentes organizaciones los que estaban allí, no había mucha discrepancia entre las necesidades y déficits que unas y otras observaban en sus usuarios.

¿Esto que nos quiere decir? Que las funciones ejecutivas son algo transversal, que todas las personas necesitamos e impacta en nuestros resultados personales y profesionales.

Para acabar con el taller, cada uno analizamos cómo estábamos o cómo de desarrolladas teníamos cada una de estas funciones desde nuestra perspectiva profesional. ¡Las conclusiones fueron muy interesantes!
Si quieres que vayamos a tu organización, ya sabes que nos puedes contactar en este correo: info@futurea.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú
error: Content is protected !!